Header Image - sos el destinatario.

Cuba online

Cuba online
FacebookTwitterGoogle+Share

Hace unos días, en un portal de información, me encontré con una noticia que decía que en Cuba existen redes sociales locales que han sido desarrolladas e implementadas por la gente.

FacebookTwitterGoogle+Share

Yo quiero tener 1 millón de pixels

by Ana Mandler 0 Comments
Yo quiero tener 1 millón de pixels
FacebookTwitterGoogle+Share

Corría el año 2005 y un estudiante inglés de 21 años tenía que pagar sus estudios de Gestión de Empresas en la universidad. Con una idea simple, un poco de suerte, popularidad a través de los medios masivos de comunicación de aquel entonces y con la alineación de todos los astros del Universo, ganó 1 millón de dólares en cuatro meses.

FacebookTwitterGoogle+Share

Te juro que esto es verdad

by Ana Mandler 0 Comments
Te juro que esto es verdad
FacebookTwitterGoogle+Share

A los que trabajamos redactando nos gusta que nos lean. En todas partes del mundo y en todos los tiempos fue y es igual. Cada escritor, cada poeta, cada redactor, cada periodista, cada bloguero, cada tuitero, cada una de las personas que escribimos alguna cosa, queremos que alguien nos lea. Si no… ¿cuál sería el sentido de la comunicación escrita?

FacebookTwitterGoogle+Share

20 años no es nada pero ha pasado de todo

20 años no es nada pero ha pasado de todo
FacebookTwitterGoogle+Share

Uno tiende a pensar que con el paso de los años las cosas van desmejorándose y deteriorándose. Eso nos pasa porque a las personas nos salen canas, líneas de expresión que indefectiblemente en algún momento se transforman en arrugas, la celulitis se reproduce, la flacidez se hace generalizada, entre tantos otros detalles que le suceden a nuestros cuerpos.

FacebookTwitterGoogle+Share

No te conozco pero te miro igual, ¿y qué?

No te conozco pero te miro igual, ¿y qué?
FacebookTwitterGoogle+Share

Y nada… ¿quién te va a decir algo? Nuestros padres siempre nos dijeron –cuando éramos niños- que no se puede mirar fijo a la gente ni señalarlos con el dedo. Ok… eso era si ibas en el ómnibus, por ejemplo. Pero ahora resulta que podemos mirar todo lo que se nos antoje sin problema ninguno, al contrario, cuanto más miremos mejor.

FacebookTwitterGoogle+Share