Google en crisis

by Ana Mandler
Google en crisis
FacebookTwitterGoogle+Share

Si bien lo económico tiene que ver en esta crisis, no se trata en esencia de una crisis económica sino de una crisis de imagen, de confianza, de credibilidad, de reputación, lo cual es bastante peor.

Para salir airoso de esta situación, Google va a tener que implementar una estrategia que incluya un manejo de crisis serio y acorde a la situación. La situación es que varias empresas europeas y estadounidenses han eliminado sus anuncios de YouTube y Google por aparecer estos junto a otros anuncios con contenido sexista o que incitan al odio o al terrorismo.

¿Cómo pasó esto? Una investigación realizada por el periódico británico The Times sacó a la luz que los programas de automatización de Google colocaban anuncios de grandes marcas en videos que contenían mensajes racistas, homófobos y demás contenido reprobable, como por ejemplo un blog llamado “Todo hombre es un violador” o videos correspondientes al Ku Klux Klan o a un predicador islamista.

Luego de esto dio comienzo la catarata de empresas que comenzaron a dar de baja o suspender sus anuncios en estas plataformas. Entre ellas encontramos a PepsiCo, Starbucks, Wal-Mart, AT&T, Verizo, Volkswagen. Todos muy lindos “nenes” que no da andar perdiendo así como así, aunque seas Google.

Por supuesto que lo primero que hizo Google ante este desastre fue disculparse y decir que iba a hacer todo para evitar que los anuncios se vieran dentro de contenido que fuera negativo. Pero no alcanzó, ya que las bajas continuaron incluso después de la oportunísima comparecencia de Matt Brittin –director de Google en Europa- que ya estaba prevista para la Advertising Week Europe.

Ante las preguntas de los periodistas de si Google iba a contratar personal específico para dar solución definitiva a este problema, Brittin no dio una respuesta contundente. Se limitó a decir que la mejor opción sería combinar tecnología inteligente con alertas de los usuarios. Respuesta muy flojita la de Brittin, a una altura muy diferente a la que el mundo espera de un gigante como Google. A pesar de decir que se estaba tratando el tema seriamente e invirtiendo para ello millones de dólares, cualquiera de las marcas mencionadas más arriba –incluyendo a Google y a YouTube– sabe que su reputación vale mucho más que millones de dólares.

Google y YouTube están siendo víctimas de su propio negocio, y quizá por eso no han encontrado aún la manera correcta de enfrentar esta crisis.

FacebookTwitterGoogle+Share