Header Image - sos el destinatario.

La efímera frustración de escribir para digital

La efímera frustración de escribir para digital
FacebookTwitterGoogle+Share

Te lo dijeron en la facultad, lo hablaste con colegas, con tus mejores amigos, con tu mamá, con tu terapeuta, con tu gato, con tus plantas, con el espejo del baño y con la mancha de humedad del techo que se parece a tu abuelita de perfil. Y sabés que no es algo nuevo. Ya te había pasado cuando te sacaste mala nota en la escuela, cuando te fuiste a exámenes en el liceo y cuando los perdiste en la facultad.

FacebookTwitterGoogle+Share

M’hijo el marketinero

by Ana Mandler 0 Comments
FacebookTwitterGoogle+Share

Nuestro primer post lo dedicamos a los cuarentones digitales; esas personas que quedamos en un limbo entre lo tradicional y analógico y lo digital, las que vivimos el surgimiento de los walkman, la transición del cassette al CD, el nacimiento de las computadoras personales, del mail, del celular y de los smartphones, por citar algunos ejemplos. Personas que -trabajando en comunicación y en publicidad- todavía nos sentimos útiles, personas que tuvimos que volver a estudiar para adaptarnos y seguir en carrera.

¿Y qué hace doña María en este mundo digital? Y bueno, ella aprendió a usar su computadora (o la del hijo o el nieto) para mandarse mails con sus amigas, que están todas copadas y se sienten “Mujeres Maravillas” por haber logrado “responder a todas” en un mail o adjuntar fotos de sus nietos cachetones.

FacebookTwitterGoogle+Share

Los cuarentones digitales

by Ana Mandler 0 Comments
Los cuarentones digitales
La hora de lo digital
FacebookTwitterGoogle+Share

Ser publicitario, comunicador, llegar a los 40 y al marketing digital. ¿Todo al mismo tiempo?!?!?!?!?! Es fuerte, agotador y abrumador. Es sentirte un recién llegado, un extranjero, el nuevo de la clase que entra a mitad de año, un escolar de tercero al reintegrarte después de la varicela, el que llega a un casamiento a la hora de la comparsa, es ser el que eligen último para el “manchado” o el gordito, solito allá en el arco.

FacebookTwitterGoogle+Share